¿Cómo hay que tributar por una donación?

27 Dic ¿Cómo hay que tributar por una donación?

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

¿Qué es el impuesto sobre sucesiones y donaciones?

El impuesto sobre donaciones grava las adquisiciones por parte de personas físicas derivadas de cualquier negocio jurídico realizado a título gratuito. Los sujetos pasivos del impuesto, es decir, los obligados al pago son los donatarios o las personas que han sido favorecidas por la operación.

Este impuesto se regula a nivel estatal en la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), desarrollado por el Real Decreto 1629/1991, por el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. No obstante, se trata de un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas, y como consecuencia de ello encontramos una gran diferencia entre comunidades autónomas referente a los elementos cuantitativos como son las bonificaciones o la escala de gravamen, que en algunos territorios del estado llevan a la casi inexistencia de la base liquidable. La regulación catalana se encuentra en la Ley 19/2010 de regulación del impuesto sobre sucesiones y donaciones.

Hay que tener en cuenta que el ISD solo grava las adquisiciones realizadas por personas físicas, dado que si se trata de personas jurídicas (sociedades, fundaciones, etc.) se tributará por el Impuesto de Sociedades (IS).

Otro aspecto a tener en cuenta es que junto con la donación, también quedan grabadas otras operaciones, como por ejemplo:

-La condonación de deudas realizada con ánimo de liberalidad.

-La renuncia a derechos a favor de una persona determinada.

-La asunción de deudas con liberación del anterior deudor.

-El desistimiento en juicio o arbitraje a favor de la otra parte realizado con ánimo de liberalidad.

-La prestación económica derivada de contratos de seguro sobre la vida, cuando la persona beneficiaria no es la persona contratante.

 

¿Cómo calcular la deuda tributaria?

En primer lugar hay que tener en cuenta que el Artículo 2 de la Ley 19/2010 establece una clasificación de los donatarios en función del grado de parentesco:

Grupo I: adquisiciones por descendientes menores de 21 años, cónyuges y ascendientes.

Grupo II: adquisiciones por descendientes mayores de 21 años, cónyuges y ascendientes.

-Grupo III: adquisiciones por colaterales de segundo y tercer grado y por ascendientes y descendientes por afinidad.

Grupo IV: adquisiciones por colaterales de cuarto grado o grados más distantes y extraños.

El Artículo 57 de la ley citada anteriormente establece las tarifas aplicables a la base liquidable, una vez realizadas las reducciones contenidas en el Título II de la ley, en función del grupo:

La tarifa de los grupos I y II siempre que la donación se formalice en escritura pública es la siguiente:

-Hasta 200.000€: tipo del 5%

-De 200.000€ a 600.000: tipo del 7%

-Más de 600.000€: tipo del 9%

Cabe destacar que aunque la escritura pública no sea un requisito de validez de la donación, es necesario que se otorgue en un plazo de un mes desde la fecha de entrega del bien para poder aplicar la tarifa anterior.

La tarifa de los grupos I y II es la siguiente:

-Hasta 50.000€: tipo del 7%

-De 50.000€ a 150.000€: tipo del 11%

-De 150.000€ a 400.000€: tipo del 17%

-De 400.000€ a 800.000€: tipo del 24%

-Más de 800.000€: tipo del 32%

En el ámbito temporal, a efectos del cálculo del tipo impositivo hay que tener en cuenta que las donaciones del mismo donante al mismo donatario se acumulan durante un plazo de 3 años.

En algunos casos se puede obtener importantes ventajas fiscales en la cuota tributaria si se consulta con un abogado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente fotografía: Shutterstock/Syda Productions