El turismo sanitario como impulsor de su negocio

07 Jul El turismo sanitario como impulsor de su negocio

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

El turismo sanitario, también conocido como turismo de salud, es un fenómeno que consiste en realizar un viaje a un país que no es el de residencia, con el objetivo de recibir servicios médicos, tratamientos preventivos, estéticos o de bienestar.

España es uno de los países a los que más turistas sanitarios acuden gracias a la gran calidad de los profesionales y la tecnología médica, además de por su situación privilegiada, ya que durante la estancia en nuestro país, el paciente también disfruta de la diversidad de elementos turísticos y culturales, la gastronomía y el buen clima.

Algunas de las especialidades más solicitadas por el turismo sanitario que visita España son la medicina estética, la traumatología, la dermatología, la odontología o la reproducción asistida.

El turismo sanitario puede ayudar a hacer crecer su negocio al concebir el tratamiento médico acompañado de la experiencia de disfrutar de unos días de turismo, cultura y relax en nuestro país como un producto-experiencia, en la mayoría de los casos, de lujo, muy atractivo para el paciente. Esta experiencia se puede personalizar en función de la nacionalidad de origen y cultura del paciente-turista. Adicionalmente, sería interesante contar con la colaboración de una persona del mismo origen o con dominio del idioma de nuestro paciente que actúe como nexo facilitando la comunicación y acompañándole a él/ella así como a sus familiares durante el tratamiento médico en la clínica/consulta así como a lo largo de su estancia turística.

No obstante, a la hora de ofrecer los servicios mencionados, hay que tener presentes una serie de aspectos técnicos como disponer de una red de colaboradores y proveedores de confianza a los que hayamos transmitido qué esperamos de ellos y cuáles son los estándares de calidad bajo los que esperamos que atiendan a nuestros pacientes. La suscripción de los correspondientes contratos de colaboración nos ayudará a dejar claras las bases de la colaboración así como a protegernos ante posibles divergencias futuras.

Por último, también es recomendable disponer de los consentimientos informados en varios idiomas para que el paciente tenga la posibilidad de leerlo en su lengua materna y de esta forma facilitar la comprensión de los beneficios y riesgos de la actuación médica.