ICO impide a la sanidad británica ceder datos de pacientes

25 Ago ICO impide a la sanidad británica ceder datos de pacientes

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

DeepMind es una empresa de inteligencia artificial que fue adquirida por Google en 2014 y quería crear una aplicación para poder diagnosticar precozmente enfermedades de riñón. Para conseguirlo, en septiembre de 2015 llegó a un acuerdo con la Royal Free London NHS Trust para que ésta cediese datos de 1,6 millones de pacientes recabados durante los últimos 5 años.

No obstante, la Oficina de la Comisión de Información del Reino Unido – Information Comissioner’s Office (ICO) en inglés – ha emitido un dictamen en el que impide a la sanidad británica ceder los datos de los pacientes, ya que éstos no han dado su consentimiento para ello al no haber sido debidamente informados previamente. El dictamen citado, firmado por la presidenta de la ICO Elizabeth Denham, establece que el acuerdo de colaboración entre la sanidad pública británica y la compañía DeepMind incumplía la ley de protección de datos (Data Protection Act) por falta de transparencia, ya que los pacientes no fueron informados de que sus datos formarían parte de la prueba con DeepMind, ni tampoco de cómo serían tratados estos datos.

Elizabeth Denham lanzó una propuesta para crear un marco que garantice las cesiones de datos sanitarios, ya que considera que el uso creativo de este tipo de datos tiene un gran potencial, pero esto no implica que se puedan vulnerar derechos fundamentales de privacidad.

Por su parte, DeepMind y NHS han alegado que los pacientes ya dieron su “consentimiento implícito”, ya que se beneficiarían de una “atención sanitaria directa” una vez la aplicación estuviera creada.

Cabe destacar que la legislación europea regula el uso de la información y exige que se informe a las personas de qué se va a hacer con sus datos. Asimismo niega de forma expresa que los datos sanitarios sean tratados sin permiso del paciente.