Las consultas online ¿Puede un médico diagnosticar y prescribir por sus canales digitales (whatsapp, e-mail, llamada)?

29 May Las consultas online ¿Puede un médico diagnosticar y prescribir por sus canales digitales (whatsapp, e-mail, llamada)?

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

La comunicación y el uso de las redes sociales en la actividad profesional sanitaria se ha aumentado exponencialmente en los últimos años, aunque el desarrollo normativo no sigue el camino de su evolución.
Es por ello, que os invitamos a reflexionar sobre las prácticas que los médicos realizan en redes sociales y que problemática pueden plantear.

¿Puede un médico diagnosticar y prescribir por sus plataformas digitales (whatsapp, e-mail, llamada telefónica?

Si analizamos la normativa sanitaria (Ley General de Sanidad, Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, Ley Autonomía del Paciente…) el ejercicio de la profesión y la libertad de prescripción sólo está limitado por el principio de prudencia y diligencia acorde a la lex artis ad hoc. Sin embargo, la falta de disposición normativa no ampara a la posible responsabilidad que la práctica de los profesionales sanitarios a través de medios online pudieren incurrir.

Debemos tener presente que el médico no puede realizar una valoración del estado del paciente si no realiza un diagnóstico presencial. Para realizar un correcto diagnóstico es necesario determinar in situ, junto a los datos de su Historia Clínica (donde constan los antecedentes, patologías, alergias…).

¿Qué riesgos y en que responsabilidades puede incurrir el médico a través de la consulta online?

La indisponibilidad de los medios suficientes para realizar un diagnostico correcto puede producir una actuación médica negligente del profesional al cargo, que se  materialice en un efecto lesivo al paciente derivado de un error de diagnóstico, y una posterior prescripción errónea.

En suma, como indicábamos en las líneas anteriores, no hay normativa que prohíba expresamente la práctica de las consultas online. No obstante, recomendamos que ante una nueva dolencia, en la que no haya mediado consulta previa, el facultativo siga las siguientes pautas:

-El facultativo puede dar recomendaciones, como información provisional, pero deberá indicar al paciente la necesidad de que sea visitado por un médico con la mayor brevedad posible.

-No podrá emitir un diagnostico ni prescribir ninguna medicación hasta realizado el diagnostico presencial.

Es necesario distinguir de lo expuesto en las líneas anteriores el supuesto de recetar y prescribir medicación en pacientes con enfermedades crónicas, cuando el diagnostico presencial ya ha sido realizado. En este caso, la utilización de la tecnología puede ser un punto positivo en cuanto suponga la liberación de las consultas a otros pacientes, así como el ahorro de tiempo y desplazamientos a los pacientes con enfermedades crónicas.

Por otro lado, en los Sistemas Nacionales de Salud tenemos implantada la receta electrónica, que permite al facultativo emitir recetas por medios electrónico, sin la necesidad de que el paciente acuda previamente al centro de salud. Solamente debe acudir a cualquier farmacia, aportando su DNI y tarjeta sanitaria para recoger la medicación.

 

Supuestos distintos a los anteriores, son los programas e-Salud, que están siendo implantados en varias CCAA. Son plataformas donde el usuario de las nuevas tecnologías de la comunicación se puede beneficiar del contacto directo con el médico, a través de las teleconsultas. Debemos tener en cuenta, que la plataforma e-Salud implantada por el Hospital o Clínica cuenta con una estructura organizada: el médico dispone de la Historia Clínica completa del paciente en el momento de realizar la teleconsulta, revisan que la información facilitada en redes sociales sea fidedigna y útil y cuentan con un sistema de seguridad informática para evitar y prevenir posibles intromisiones de datos personales, especialmente protegidos.

 

 

 

 

Fuente fotografía: Bitácora medica