Primera Sentencia que permite una vía de acceso a la dación en pago, declarando la responsabilidad personal y solidaria NULA

La banca nunca pierde

20 Ene Primera Sentencia que permite una vía de acceso a la dación en pago, declarando la responsabilidad personal y solidaria NULA

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn

Parece que el muro blindado que protegía a las entidades bancarias se está agrietando,  ejemplo de ello ha sido la decisión judicial que permite a los clientes que han formalizado la constitución de una hipoteca reclamar al banco los gastos de constitución, también debemos recordar la sonada Sentencia acerca de la cláusula suelo que legitima a los afectados a reclamar a las entidades financieras los intereses pagados de más en su hipoteca, así como la devolución del capital pendiente.

 

La Sentencia que queremos comentar hoy en nuestro blog es la que por primera vez declara nula la cláusula de responsabilidad personal y responsabilidad ilimitada de los avalistas en el contrato de hipoteca. La sentencia fue dictada a principios del mes de diciembre del 2016 (ver Sentencia).

Dicha Sentencia trata los casos en que los  clientes piden un préstamo hipotecario para poder pagar las cantidades prestadas por el banco (la hipoteca).  Para formalizar la operación se firma un contrato hipotecario en el que quedan prefijadas clausulas que protegen a la entidad financiera ante el impago del cliente. Estableciendo por ejemplo, una responsabilidad personal directa de los contratantes así como, una responsabilidad ilimitada de los avalistas, que deberán responder con todos sus bienes en el caso de impago de los principales.

Ahora bien, la cláusula que contiene la responsabilidad personal y la responsabilidad ilimitada del avalista es la que ha sido declarada por un Juez del Juzgado de lo Mercantil de Barcelona como cláusula abusiva, al entender que la información proporcionada por la entidad bancaria para la formalización del préstamo hipotecario no era lo suficientemente clara y comprensible para que los ciudadanos pudieran entender la relevancia y la transcendencia económica de lo que estaban firmando.

La resolución abre la puerta a la posibilidad de que la dación en pago sea efectiva. Eso quiere decir, entregar la vivienda para que la deuda pendiente desaparezca (cancelando la deuda), excluyendo la posibilidad de que la entidad bancaria  en el caso de que la vivienda no cubriera la totalidad de la deuda, pueda ir contra el resto de bienes del deudor y contra los bienes de su avalista. Es por ello, que la reciente decisión judicial puede suponer una esperanza a muchas familias que en su día suscribieron contratos con cláusulas de responsabilidad personal y responsabilidad solidaria del avalista.